¿Qué tratamientos existen?

TRATAMIENTOS UTILIZADOS PARA DESTRUIR O EXTIRPAR LA ZONA DE MAYOR RIESGO DE CANCER Y DE ESA FORMA PREVENIR EL CANCER DE CERVIX


CRIOTERAPIA

Las pacientes deben ser seleccionadas adecuadamente ya que el 50% de las pacientes con displasia o NIC tienen tejido metaplasico y lesiones precancerosas a una profundidad que varía de 5 a 10 mm. Ya que éste tratamiento solo destruye tejido a menos de 5 mm de profundidad y en una superficie no mayor de 2 cm de diámetro, su tasa de éxito puede ser baja y se corre el riesgo de desarrollar un cáncer oculto del cérvix, si las pacientes no son seleccionadas adecuadamente. Sólo utilizarla en lesiones displasias pequeñas de bajo grado como el NIC 1, que tengan una profundidad de menos de 5 mm, para obtener éxito sin riesgos.


ELECTROCAUTERIZACIÓN

El tratamiento tiene una profundidad máxima de 2-3 mm por lo que es sumamente superficial para el cérvix en donde las lesiones tienen más profundidad. Se utilizó hace 30 años y actualmente es obsoleto cuando las lesiones tienen una profundidad de 4 mm o más.

La eletrocauterización de "úlceras del cérvix" sin una colposcopía es un tratamiento que expone a las pacientes a desarrollar un cáncer oculto.

Cuando se utiliza en vagina, vulva y pene puede dar una profundidad mayor de la deseada y ocasionar problemas de cicatrización como se observa en las imágenes, o perforaciones del tejido hacia vejiga y/o recto.


  • Fondo de saco vaginal anterior, se observa epitelio conectivo, ausencia de epitelio escamoso
  • Canal endocervical, imágenes tomadas 1 año despues del tratamiento
  • Epitelización normal en la periféria del orificio cervical externo con ausencia de epitelización hacia fondos de saco vaginal anterior
ACIDO TRICLORACETICO

El tratamiento no permite controlar la profundidad del tejido en tratamiento, por lo cual es inapropiado para destruir la zona de transformación y el tejido displásico que se encuentre a una profundidad mayor de 5 mm.


CONO CON ELECTROCIRUGIA (ASA o radiofrecuencia)

Consiste en la extirpación de un fragmento de cuello utilizando un electrodo con alambre (existen diferentes tamaños y formas) por el cual corre energía eléctrica de alta frecuencia (radiofrecuencia) Cuando es utilizado por un colposcopista experto, se utiliza la potencia de energía adecuada, la velocidad de corte adecuado y se seleccionan las pacientes con lesiones no muy extensas ha dado muy buenos resultados.

Durante el procedimiento puede sentir leves molestias por la transmisión de la energía eléctrica a través del cuerpo.


CONO CON LASER CO2

Se extirpan aproximadamente de 1 a 2 cm de diámetro y a una profundidad de 0.5 a 1 cm utilizando el Láser como bisturí. Ventajas: Nos permite individualizar el tratamiento de cada paciente (tamaño y forma), su tasa de éxito es similar a un cono con bisturí pero con menor reducción en el volumen del cérvix por lo cual tiene menos secuelas y menor sangrado trans-operatorio (coagula los vasos sanguíneos durante el corte), siempre y cuando no se extirpe demasiado volumen y por tanto no se dañen arterias de grueso calibre. Ocasiona menos molestias que la electrocirugía ya que no hay energía que corra por el cuerpo y ocasiona menor daño térmico de los bordes quirúrgicos. Se recomienda ante el riesgo de un cáncer micro invasor oculto en pacientes con NIC 3 que se extiende a canal endocervical. Desventajas: requiere más experiencia, consume mayor tiempo que la electrocirugía y es más costoso.


  • NIC 3 displasia severa
  • Cono con Láser
  • Tres meses posteriores al tratamiento con excelentes resultados

FOTOVAPORIZACIÓN CON LASER CO2 EN CERVIX

Se destruye la zona de riesgo a una profundidad que varía de 4 a 10 mm, dependiendo de cada paciente. Las lesiones que se localizan dentro de la zona de transformación requieren hasta 8 mm de profundidad, si se encuentran fuera de la zona de transformación (epitelio con células escamosas maduras de bajo riesgo para el cáncer) se da una profundidad de 4 mm. Lo anterior nos permite destruir la zona de riesgo y las lesiones displásicas periféricas con gran precisión, con la menor reducción de volumen del cérvix y por tanto con mínimo riesgo de secuelas. Se recomienda para lesiones de bajo grado de cualquier extensión o localización y para lesiones de alto grado periféricas (fuera del canal) en mujeres jóvenes. En las lesiones de alto grado que se extienden al canal endocervical se recomienda enviar cono para estudiar la posibilidad de lesiones más graves ocultas (cáncer) y por lo tanto no se deberá fotovaporizar dicha zona del canal. Cuando tenemos una colposcopía insatisfactoria ya que no es visible totalmente la lesión displásica por extenderse al canal endocervical, también se recomienda hacer un cono central para mandar hacer el estudio histopatológico.



CONO DE CÉRVIX CON ASA DIATÉRMICA

Se extirpa el canal endocervical con un diámetro de 1 a 1.5 cm y una profundidad de 0.8 a 1 cm para analizar la zona con posibilidad de cáncer oculto y reducir al mínimo el cérvix, para no ocasionar secuelas. Las lesiones periféricas son destruidas a una profundidad de 4 mm y los bordes quirúrgicos se barren a 1 mm de profundidad en las zonas que ameriten. Este tratamiento es muy útil en mujeres jóvenes que quieren conservar la fertilidad sin complicaciones futuras y que presentan lesiones de alto riesgo (NIC 2 ó NIC 3). También se recomienda en lesiones de bajo grado en pacientes de más de 35 años o en quienes no se puede visualizar completamente la zona de riesgo para cáncer y de ésta forma se analiza completamente dicha zona.


  • Cono de cérvix con asa diatérmica
  • Cicatrización al mes


CONO DE CÉRVIX CON BISTURÍ

También llamado cono en frío, extirpa gran volumen de cérvix o cuello y provoca sangrado. Puede producir una disminución importante en el volumen final del cérvix que puede afectar la fertilidad y la duración del tratamiento de varias horas y requiere de anestesia regional o general. Las anteriores son las causas por las que ya no se utiliza desde que apareció y está disponible la tecnología moderna. Muy utilizado hace más de 10 años. Actualmente solo se recomienda cuando no se tiene disponible un tratamiento conservador.


- - -

Para confirmar los criterios anteriores y obtener mayor información consultar:
  • El libro "Colposcopy Cervical Pathology, Textbook and Atlas", de Erich Burghardt, Hellmuth Pickel y Frank Girardi, editado en 1998, en las páginas 263 y 264
  • El Resumen del curso de Postgrado "Modern Treatment approaches to lower genital tract HPV-related neoplastic disease", presentado por David M. Luesley. MA. MD. FRCOG (Profesior de Oncología Ginecológica de la University of Birmingham UK), contenido en las memorias de la Reunión Bianual de Colposcopía de la ASCCP, de 1998 de la páginas 427 a la 429.
  • Ponencia "Treatment of Genital Warts and High-Grade VIN in the 21st Century", presentado por E.J. Mayeaux, Jr., MD, (Profesor asociado de Gineco-Obstetricia del Centro Medico de la Universidad del Estado de Louisiana), en el cual se mencionan las tasas de éxito y rrecurrencia de los tratamientos para el Virus del papiloma humano, que nosotros mencionamos en nuestra información, contenido en las memorias de la Reunión Bianual de Colposcopía de la ASCCP, de 1998 de la páginas 221 a la 228.
  • CO2 LASER: STILL AN IMPORTANT OPTION," For the Physician dedicated to the management of Lower Genital Tract Disorders, The CO2 Laser is an exquisite and Versatile Tool", contenido en las memorias de la Reunión Bianual de Colposcopía de la ASCCP, de 1998 de la páginas 288 a la 297.

» Fotovaporización Láser CO2
» Galería de tratamientos